Terrifying Halloween!!!

El cole encantado...

 

De repente, en los días anteriores a  Halloween, el cole de Cañaveral e Hinojales, se convierte en un lugar encantado.

Algunos familiares (a los que les damos las gracias), nos regalaron unas calabazas gigantes. Los alumnos/as mayores de cada centro, se encargaron de transformar la calabaza en una linterna para ahuyentar a los espíritus (un "jack-o'-lantern").

 

 

Con la calabaza que sacaron los alumnos/as, nos dispusimos a haceruna pócima encantanda con los alumnos de infantil, llamado "pumpkin cake" (un bizcocho de calabaza). La pócima mágica es la siguiente, pero el código para descifrar cómo hacerla, es... ¡¡¡Saber un poco de inglés!!!

 

Halloween pumpkin and chocolate cake recipe

4 eggs

250 gr brown sugar

250 gr margarine or butter

200 gr pumpkin (cooked and strained)

50 gr cocoa powder

250 gr self-raising flour

a little icing sugar to decorate it with

 

 

Mix all of the ingredients except the flour with an electric mixer. Then mix the flour in gently with a wooden spoon. Put the mixture into a baking tray and bake in a moderate oven (170º/180º) for about 35 minutes or until you put your knife into the cake and it comes out clean. Put the cake onto a rack to cool. Sprinkle some icing sugar on top and …......MMMMMMMMMmmmmmmmmm!

 

 

 

 

Finalmente, el día de Halloween, 31 de octubre, por arte de magia, el pastel llegó horneado en su punto al cole...(Gracias a las familias que han hecho posible esto).

Unas brujas vinieron al cole con chuches, y en la biblioteca nos comimos el pastel, y cantamos una canción terrorífica que aprendimos sobre Halloween. Claro que, solo pudieron comer las chuches y el  pastel, aquellos/as que sabían los códigos para pedirlo....."Can I have some cake, please?" and "Can I have a sweet, please?"

 

 

 

 

 

¡¡LA MÁSCARA DEL TERROR!!

 

¡No hay nada  como hacer nuestras propias máscaras del terror para dar mucho miedo!

Y así lo hicimos los alumnos/as de 6º de E. Primaria y ESO.

En primer lugar, elaboramos  las máscaras con vendas de escayola utilizando como moldes nuestras caras. Una vez que estaban secas, pasamos a moldearlas y a darles color. Cuando ya estaban terminadas, eran tan terroríficas  que provocaron más de un grito en la noche de Halloween.